Los pacientes con cáncer colorrectal, de cabeza y cuello, de hígado avanzado o de pulmón ya pueden disponer de tratamientos que van a mejorar considerable su esperanza y calidad de vida. Cuatro estudios presentados en Chicago durante la Conferencia Anual de la Asociación Americana de Oncología (ASCO) confirman el gran potencial que tiene la inmunoterapia en el tratamiento del cáncer, especialmente aquellos medicamentos que tiene como diana la proteína PD-1. Además, algunos de estos estudios también han identificado marcadores genéticos que determinan en qué pacientes serán más eficaces estos nuevos agentes de inmunoterapia. El paso definitivo de la medicina personalizada.

El cáncer de pulmón es el tumor más frecuente y más mortal y por estos motivos muchos investigadores se están centrado en resolver un grave problema de salud pública. Y de entre los cánceres de pulmón el más común es cáncer de células no pequeñas, cuyo tratamiento en las fases más avanzadas no es muy eficaz. Ahora, un tratamiento con nivolumab, un fármaco de inmunoterapia, logra prolongar la supervivencia en tres meses.

«Es el primer estudio en fase III que demuestra que la inmunoterapia es eficaz en el tratamiento de este tipo de tumores», señaló Luis Paz Ares, del hospital Universitario 12 de Octubre. Además, añadió, parece que es especialmente activo en los pacientes con tumores positivos para la proteína PD-1. Así, los pacientes que mayores niveles de PD-1 eran los que más se beneficiaban de esta terapia, que lograban una supervivencia incluso de 9 o 18 meses. «Es uno de nuestros objetivos -señaló el oncólogo español-: aumentar el porcentaje de supervivientes en cáncer a largo plazo».

‘Medicina personalizada’

Este trabajo, al igual que muchos otros que se presentarán en esta reunión, refuerzan la importancia que tiene en la ‘medicina personalizada’ el uso de biomarcadores. En el caso de este tipo de cáncer pulmón, comentó Paz Ares, «hemos visto que es extremadamente útil para determinar qué pacientes se van a beneficiar más». En un futuro no muy lejano espera que se incoroporen a la rutina clínica, «se trata de un sencillo análisis inmunohistoquímico que no es nada caro» para beneficio de los pacientes.

Aunque nivolumab está disponible en EE.UU., en Europa todavía no, lamenta Paz Ares, que considera que este medicamento podría podría convertirse en el futuro en el tratamiento estándar para este tipo de tumores.

En hígado

Este medicamento también ha demostrado eficacia en el cáncer de hígado avanzado. Un trabajo en fase I/II confirma que es seguro y eficaz en este tipo de tumor. En este caso los resultados son muy bien recibidos debido a que este tipo de pacientes tienen pocas opciones, señaló Anthony B- El-Khoueiry, de la Universidad de California (EE.UU.). A la espera de confirmar los datos en un estudio más largo, «es la primera vez que se demuestra que es tipo de terapias dirigidas a los ‘checkpoints’ funciona en los tumores de hígado».

Otro de los trabajos que se han presentados supone una gran esperanza para las personas con tumores de cabeza y cuello que no han respondido a los tratamientos o metastásicos. Más del 57% de los pacientes tuvo una respuesta positiva al tratamiento, y el 24% presentó una respuesta parcial o completa. «Creemos que la inmunoterapia podrá cambiar la forma en la que tratamos a los pacientes con este tipo de cáncer», señaló.

Un marcador genético

Determinar qué pacientes va a responder mejor a un tratamiento resulta fundamental para optimizar la eficacia de la inmunoterapia. Y ahora puede ser más sencillo gracias a la identificación de un marcador genético que muestra qué pacientes responden mejor a pembrolizumab. Este marcador, MMR, ademas, podría ser de utilidad en un gran número de tumores, como estómago, endometrio, intestino delgado, próstata u ovario.

El estudio, que se publica además en «New England», muestra los beneficios que la genómica y la inmunoterapia puede tener los el cáncer, destacó Dung Le, del hospital Johns Hopkins. Todos estos trabajos, reconoció Lynn Schuter, de la Sociedad Americana de Oncología, confirman lo que ya se sabía: «la inmunoterapia demuestra ser eficaz en muchos tipos de cáncer». Ya no es una esperanza, sino una realidad, y así se está demostrado en este congreso.

Fuente: ABC